¿Soy un adicto al juego? ¿Qué es la adicción al juego? ¿Es una adicción como la cocaína o la heroína? Para entender de verdad la adicción al juego, necesitas echar una ojeada a tu cerebro. Un cerebro sano, libera una cantidad continua de un tipo de hormonas llamadas endorfinas que te hacen sentir bien. La gente que es propensa a desarrollar adicciones tiene una deficiencia de éste tipo de hormonas, una forma de desequilibrio químico en el cerebro. Para la gente con éste desequilibrio químico, el juego provoca una estimulación intensa que hace que se liberen éstas hormonas en el cerebro, lo que hace sentir muy bien.
Sin embargo, ésta sensación placentera que provoca el juego sobre el cerebro, no es verdadera ni permanente. La subida que provoca el juego, dará lugar tarde o temprano a una bajada que dejará la misma sensación o peor que la que tenías cuando comenzaste. Por eso, para volver a sentirte mejor, tendrás que vover a jugar otra vez, y otra, y otra más... únicamente, con la finalidad de contrarrestar los sentimientos depresivos. ¿Te resulta ésto familiar? ¡Si es así, eso significa que no estás sólo! De hecho, el juego provoca una sensación muy similar a otro tipo de adicciones, que hacen sentir bien a tu cerebro. Por eso, al igual que el alcohol y otras drogas duras como la cocaína, el juego puede crear adicción. ¿Pero es el cerebro el único responsable de la adicción al juego? Por supuesto que no. Hay otros hechos aparte de la fisiología de tu propio cerebro, que influyen en la adicción al juego. El dinero es una parte muy importante, aunque no sea la única. Mucha gente cree que lo que más adicción crea en el juego es el dinero que se gana, o en todo caso el hecho de recuperar el dinero que se ha perdido, pero ésto tampoco es así del todo. La gente que es adicta al juego, lo es sobretodo por las sensaciones que el juego les proporciona. ¡La emoción de ganar, la sensación de poder, de grandeza! Cómo explicarlo, el juego les ofrece sensaciones que van mucho más allá de las que les produce el dinero que ganan.

¿Por tanto, si jugar depende de una sensación, porqué el jugador no se da cuenta que se está haciendo adicto? El problema es que esa sensación atrapa al sujeto haciéndo que no pueda parar de jugar, a pesar de que sabe que debe hacerlo y se da cuenta de que el juego está deteriorando su vida, le está separando de su familia y le está llevando a la ruina económica. El jugador compulsivo hace una negación de su adicción al pensar que tarde o temprano volverá a ganar y con ello todo se volverá a solucionar cuando recupere el sentimiento de bienestar que le proporcionaba el juego cuando ganaba. El principal problema del juego, es que se trata de una adicción oculta, es decir, es difícil de identificar y asumir, ya que a diferencia por ejemplo del alcohol u otras drogas, no deja un rastro físico visible. ¿Entonces, cómo identificar a alguien que tiene un problema de ludopatía? ¿Cómo se puede estar seguro de si tú mismo o alguien a quien amas tiene un problema con el juego? ¿Y por último, porqué es el juego compulsivo un problema?


Peter Birlea es el autor de “tu vida más allá del juego" una miniguía en la que explica todo lo que hay que saber sobre problema del juego y cómo conseguir liberarse de él. Si tú o alguien que conoces es susceptible de tener un problema con el juego, puedes visitar la web de Peter Bilea http://www.lifebeyondgambling.com/ para buscar ayuda o consejo.
 

 
Autor: Peter Birlea
 

↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓