“…generalmente puede detectarse una posición básica, sincera o insincera, inflexible o insegura, sobre la que está montada su vida y desde la cual lleva a cabo sus juegos y su guión. Esta es necesaria para que pueda tener la impresión de pisar un terreno firme y la persona será tan reacia a la hora de abandonarla como si tuviera que abandonar los cimientos de su casa. Para poner un ejemplo sencillo, una mujer que crea que es muy importante el hecho de que ella es pobre, mientras que otros son ricos (Yo -/ Ellos +) no dejará de pensarlo meramente porque adquiera mucho dinero. Eso no le hace rica a su entender; solo la convierte en una persona pobre que resulta que tiene unos fondos. Su compañera de clase, que piensa que es importante el hecho de ser rica en contraste con los pobres desheredados (Yo +/Ellos -), no abandonará  su posición si pierde su dinero; esto no le convierte en una persona pobre, sino meramente en una persona rica que temporalmente pasa por apuros económicos.

Que dice usted después de decir hola
E. Berne. pag.106. 1974. Grijalbo. Barcelona
Lo que vamos a señalar acerca de las posiciones existenciales, tiene como fuente principal, la obra “¿Qué dice usted después decir hola?” de Eric Berne.

Para Berne, las posiciones existenciales son convicciones hondamente arraigadas que implican una visión de todo el mundo, se forjan desde la cuna y dependen, (cómo no!), de la interacción del niño con su mamá, papá, etc., por lo tanto, nadie está exento de ellas.

En este intercambio, el niño desarrolla unas convicciones acerca de sí mismo y de las personas que lo rodean. Según él se pueden resumir así: Yo estoy bien, Yo no estoy bien, Tú estás bien, Tú no estás bien
y sobre estas bases toma su decisión vital. Su combinación da lugar a las cuatro posiciones existenciales: Yo +/Tú +, Yo -/Tú +, Yo +/Tú -, Yo -/Tú -.

Todos nacemos “príncipes y princesas” pero por diferentes circunstancias, podemos convertirnos en “sapos y ranas”. Es decir, todos nacemos en la posición Yo bien, Tú bien,  y si se bloquea, que es lo más habitual, luego costará mucho aprenderla y no bastará con un acto de voluntad. Dice Berne que en cualquiera de las otras posiciones se tiene “algo de rana”.
  • Posición sana: “Yo+/Tú +”. Todos nacemos bien salvo que tengamos déficits físicos o neurológicos. Para Berne “Yo+/Tú +” es la posición “sana”, surge de forma natural en la persona. En terapia hace referencia a “ponerse bien”.


Si vamos conduciendo y tenemos un pequeño accidente, retiramos los coches para no interrumpir el tráfico, disgustados seguramente, cogemos los papeles del seguro y el parte de accidente, nos intercambiamos los datos, y seguimos nuestro camino. “¡Qué faena!, ahora tengo que llevar el coche al taller, pero en todo caso, ha sido un accidente, ya no se puede hacer nada, afortunadamente tengo el seguro y no ha pasado nada grave, a partir de ahora, voy a poner todavía más atención”. 

  • Posición depresiva:” Yo-/Tú +”. Es una posición melancólica. La persona se cree el origen de los problemas y atribuye a los demás el estar bien. Nos decimos: “soy un inútil”, “no valgo”, “no sé”, “no puedo…”. Si se vivió bajo el dedo crítico  e inquisidor de algún adulto importante, si se sintió no tenido en cuenta, desvalorizado o salvado, crecerá y vivirá pensando que no es valiosos y que se debe a aquel que sí lo es, el otro. Es la posición sumisa y desvalorizada. La tendencia es a “alejarse de”.


Tenemos un pequeño accidente de tráfico, nos sentimos bloqueados, “¡Que desastre!, esto es lo que me faltaba, seguro que ha sido culpa mía por ir pensando en mis problemas, no tengo remedio, todo me sale mal…y encima meto en líos a los demás, a ver que me dicen ahora…”

  • Posición paranoide: “+/-“. “Yo soy un príncipe, tú eres una rana”. Es descrita por Berne como posición arrogante. La tendencia es a echar la culpa a los demás  y a “deshacerse de “. El origen de los problemas está fuera de uno.


De nuevo, el accidente: “Hay que fastidiarse! estoy rodeado de inútiles, se le va a caer este el pelo, bueno, a ésta, y encima mujer. Típico”.

  • Posición fútil o nihilista: “-/-“. Es la negación total y absoluta. La tendencia es a abandonar toda esperanza, a no creer en uno mismo, en nada y en nadie. Los mensajes que se oyeron en la infancia eran desesperanzadores.


Se produce el accidente: “Ohhh, no…! Problema tras problema…así no hay quién viva, este mundo es un desastre”.

Kerstéz en 1973, añade una quinta posición, la posición realista. Yo +-/Tú +-, esta posición permite a la persona valorar lo realmente positivo y negativo de nosotros mismos y de los demás, ya que no siempre puede estar “todo bien”, ni nosotros somos lo maravillosos que desearíamos ser y así lo refleja el dicho: “no todo el monte es orégano”.

A la posición +/+, Kerstéz la define como Posición Maníaca, según él en esta posición se ignoran los aspectos negativos o dolorosos de uno mismo, de la realidad y del otro, es un falso optimismo o falsa alegría, una confianza inadecuada en los otros o en uno mismo y puede ocasionar una conducta irresponsable, poco a nada comprometida.

Sin embargo, la posición Yo bien/Tú bien, según Berne,  nos permite aceptar al otro y a nosotros mismos en esencia y nos ayuda a re-colocarnos cuando nos situamos en otras posiciones. Así podremos distinguir YO SOY BIEN de YO ME SIENTO BIEN. Podemos ser OK y sentirnos mal, ser OK hace referencia  a nuestro valor como seres humanos, somos OK en esencia.

Hemos pensado mucho sobre estas discrepancias, finalmente hemos llegado a la conclusión de que queremos ahondar en los diferentes enfoques, incluso, queremos darnos un paseíto de la mano de Melania Klein, Spitz, Faneta English y otros para después compartirlo con vosotros. 

Ahora, os sugerimos que hagáis vosotros una reflexión: ¿Cuál es la posición existencial de base en vuestra forma de sentir, pensar y actuar?

 


Autora: Lilian Ospina Martínez

Extraído dehttp://www.quercuscdp.com/index.php?option=com_content&task=view&id=7&Itemid=16#posicionesexistenciales

↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓