Hablamos en anteriores oportunidades a aspectos relacionados a la personalidad y a la salud mental la cual podemos intentar definirla como el equilibrio funcional armónico entre todas las funciones psíquicas sin alteraciones (atención, sensopercepción, ideación, pensamiento, conciencia, afectividad, actividad) en una equilibrada relación con nosotros mismos, los demás y el ambiente que nos rodea, con nuestro interno guiado por la voluntad hacia el autoconocimiento y crecimiento personal, auto percibiendo y equilibrando con nuestra entendimiento mental aquello que nos perturbe y que nos origine estados emocionales desequilibrados con ideas y conductas derivadas, desadaptadas de la realidad y de lo es socialmente aceptado y compartido por todos.
Vemos pues que al tratar de emitir un concepto de salud mental tenemos que tener en cuenta lo socialmente aceptado, lo que es considerado como normal en cuanto funcionalidad de la personalidad y conducta. Esta convención social implica también una subjetividad y un punto a considerar, ya que no todo lo que es considerado normal por el convencionalismo social significa que lo sea realmente.

Por ejemplo si viviéramos en una sociedad caníbal tendríamos seguramente un trastorno de la alimentación la mayoría de nosotros, por lo tanto la lupa por la cual la sociedad  cataloga la normalidad o la falta de esta en las personas, no implica una verdad irrefutable ya que los prejuicios, la ignorancia, la estigmatización y la falta de interés por el ser humano también forman parte de la manera subjetiva que tenemos de catalogar a los demás y que esta influenciada por la información social subliminal que nos llega por los distintos medios y esta presente en las creencias y habladurías del común de la gente que cataloga de “loco” a todo aquel que hace algo o se expresa de manera distinta a lo que comúnmente se conoce, sin reconocer que cada ser humano es un ser individual que puede expresar su personalidad de infinitas formas. Sin embargo, sin olvidar lo comentado en líneas anteriores, hay que tener en cuenta que la ciencia tiene parámetros coherentes para evaluar la normalidad y la presencia de psicopatológica. Pero es interesante saberlo porque también se da el caso de personas que en apariencia son normales pero pueden estar inmersos en desequilibrios que no son tan evidentes a simple vista. 

Si consideramos al ser humano con un ser Psico-Bio-Social vemos que tenemos tres aspectos que nos constituyen, un aspecto biológico, un aspecto psicológico y un aspecto ambiental al cual pertenecemos. Estos tres aspectos están interrelacionados en el conjunto persona y podrían analizarse como un sistema donde son partes interdependientes que fluyen y se influyen en su funcionalidad conjunta.

Se los considera aspectos distintos para poder entenderlos, pero en su realidad, son un solo conjunto a través del cual se expresa la vida humana en cada uno de nosotros. A estos tres aspectos podríamos agregarle la espiritualidad o aspecto espiritual del ser humano que se encuentra en un nivel superior y es jerárquico y transpersonal y que guía e influye íntimamente al ser humano.

El aspecto espiritual es un concepto reñido por las concepciones ortodoxas, materialistas y reduccionistas de la ciencia, pero existen sobradas evidencias de su influencia y existencia, así como de la experimentación de estados místicos por muchos seres humanos y es también un aspecto nombrado y citado por muchas personas que en sus concepciones y abordaje de la temática rayan el delirio. El hecho de tratarse de un aspecto inmaterial y transpersonal escapa a la posibilidad de verificación del método científico, como también a la posibilidad de generar investigación científica, también cabe señalar que la falta de actualización y oscurantismo misterioso en la forma de difusión de las religiones hace que este aspecto no sea considerado y no se le de la real importancia y jerarquía que tiene en la dinámica de la vida.

La psiquis humana esta conformada por un aspecto inconsciente que tiene mucha influencia en nuestra vida, en la niñez que es una etapa de aprendizaje de muchísima importancia en el desarrollo de la salud mental, durante el desarrollo psíquico y en la asimilación y elaboración de las primeras experiencias de vida podrían filtrarse ideas o percepciones, llamémosla parasitas, que se plasman en el inconsciente y que se activen posteriormente frente a determinadas circunstancias, produciendo estados emocionales que influyan en la elaboración de juicios desarmonicos y pensamientos negativos que alteran el equilibrio y la conducta.

Esta información podría ser el resultado de experiencias traumáticas o  experiencias poco comprendidas dado el momento de desarrollo mental de la niñez y que conformen una impresión desarmonizada en la conciencia que no es comprendida por la ausencia de entendimiento, quedando sin la conclusión final y pujando por encontrar  una respuesta desde el inconsciente y haciéndose presente en el futuro por medio de síntomas (ansiedad / depresión) y pudiendo precipitar psicopatologías que restan potencial al individuo.

Ciertas experiencias emocionales fuertes y desequilibrantes vividas en la niñez en donde fue percibida la sensación de estar comprometida la integridad o experiencias de dolor intenso por violencia y desatención, quedan presentes en el inconsciente, pudiendo ser evocadas por situaciones presentes que el inconciente asocia y producir así una irrupción que tome el control emocional de la persona, alterando el estado mental.

Así mismo sin haber situaciones traumáticas, el niño no solo mama la leche materna en el hogar, mama y respira también el clima emocional familiar y la convergencia y resultado de la comunión de dos o mas personalidades que son los padres, sus estados internos y la forma afectiva, emocional  y cognitiva de abordaje del diario vivir, la forma de relación con lo externo, las costumbres, etc.

El conjunto familia conforma una dinámica psíquica de interrelación y esta dinámica conforma un clima de grupo en convivencia dentro del cual esta incluido el niño con su psiquis en desarrollo, pudiendo incluir ese clima aspectos positivos, negativos e incluso aspectos cuasi tóxicos para la psiquis.  Este clima se conforma por la comunión de los pensamientos, sentimientos, afectividad y valores que compartan los miembros de la familia.  

Dentro de todo ese cúmulo de actividad psíquica puede generarse entropía o desarmonía y asimilarse esta por el niño en su proceso natural de aprendizaje, asimilando creencias y supuestos sobre el mismo, su lugar en la familia, los demás,  la vida en general y la forma de reaccionar emocionalmente y mentalmente ante las circunstancias que den origen a una dinámica de la personalidad que no sea armónica con el concepto de normalidad y salud mental que analizamos al principio y que se encuadre en uno de los tipos de trastornos de personalidad que se describen en los manuales de diagnostico.  

Lo indicado concluye en que existe una responsabilidad y una necesidad de  que los integrantes de una familia vivan orientados en la búsqueda del equilibrio y en la superación y espiritualización de la existencia, tratando de reducir la influencia de factores negativos presentes en su personalidad que puedan influenciar en el clima familiar y que a su ves hayan sido aprehendidos en etapas distintas de su desarrollo psíquico personal. Por lo tanto la salud mental de los hijos es en parte influenciada por los padres.

La familia es la célula básica de la sociedad, es donde se inician las primeras relaciones interpersonales básicas de los seres humanos con su entorno mas inmediato. La funcionalidad o disfuncionalidad de una familia puede favorecer o aportar detrimento al desarrollo psíquico de un ser humano.

La dinámica disfuncional de una familia provoca trastornos en los niños que la integran y predispone factores para futuras patologías. Una familia debe establecer pautas y conformar un clima familiar que colabore con la estabilidad emocional de sus integrantes, adquirir una sinergia que permita cumplir con las funciones de célula básica de la sociedad y dar un marco contenedor y positivo para que quienes la integran puedan afrontar las circunstancias y factores externos que puedan afectarla.

La familia tiene que fomentar las condiciones de resilencia que es la capacidad para afrontar situaciones difíciles, comprenderlas y construir sobre ellas soluciones, esto implica la necesidad de un marco adecuado de contención, refugio familiar, limites adecuados y enseñanzas sobre como funcionan las cosas dentro de un clima de afecto y alegría.

Toda esa información psíquica constituye la primer imagen sobre la vida y las distorsiones de esas imágenes respecto a los parámetros de normalidad son tanbien asimiladas y forman parte de personalidad, condicionando negativamente al niño.

El control de las emociones y los impulsos es un factor clave para el desarrollo mental y para tener una conducta adaptada y alcanzar relaciones interpersonales sanas, si el niño no aprende o desarrolla los recursos psíquicos para su control se convierte en una especie de barrilete que se lo lleva el viento de los aspectos del mundo que trasformados en conductas o estilos de vida conformen patrones inflexibles conducentes a serias patologías que deriven en la destrucción psíquica, el aislamiento y caminos de dolor.

Vivimos en un mundo occidental excesivamente racional, poco intuitivo y estructurado, lleno de exigencias, el poco desarrollo cognitivo positivo implica una grave discapacidad que puede condicionar una vida al sufrimiento y la baja estima personal, la sobreprotección puede provocar vulnerabilidad, el descuido soledad interior,  la exigencia excesiva puede provocar estrés y reflejarse en autoexigencia o inhibición a disfrutar la vida  con una carga de ansiedad intensa asociada y hasta síntomas maniacos, la falta de afecto puede provocar resentimiento proyectado hacia si mismo y hacia las relaciones personales futuras.

No es nada fácil dentro de una familia ser responsable de nuestros actos internos para crear un clima que alimente las condiciones de una salud mental positiva que acompañe al crecimiento de los niños, para que lleguen a ser adultos con resilencia capaces de enforcar la vida dentro de un camino de evolución positiva.

La familia disfuncional provoca estrés y depresión en los niños, conductas agresivas que se asumen como parte de su personalidad, como comentamos, el hombre es una unidad  Psico-bio-social y el temperamento y la genética también tienen mucha influencia en la construcción de la personalidad, ya que es un factor resistente a lo educacional y que debe en ciertos casos de riesgo ser modulado o atendido aun en ausencia de los factores familiares mencionados.

Así como en edades mas avanzadas las experiencias fuera del hogar y en los distintos ámbitos sociales también incluyen factores que afectan la salud mental, en lo biológico y en la relación de lo biológico con lo psicológico y familiar pueden generarse incongruencias que den origen a desequilibrios y que necesiten de una temprana detección y atención para evitar males mayores.

Es fundamental que las familias se capaciten en como proceder frente al niño y como detectar y subsanar aquello que se evidencia como desadaptativo para que no se convierta en un rasgo patológico o condicionante de una patología, algo que no se adapta y reaprende a tiempo puede ser definitivo en la adultez en caso de no prestarse la atención necesaria o encararse la solución por medio de castigos o sobreprotecciones permisivas que agraven la situación interna del niño que fue afectado por el mismo clima que los padres generaron con una convivencia desarmoniza o que nace con una tendencia biológica genética o tiene un temperamento de riesgo.

Al hablar de salud mental y niñez no podemos dejar de citar la relación entre las adicciones  y la vulnerabilidad personal, que si bien puede tener un origen psicosocial y ambiental, la familia tiene una influencia determinante en su gestación. Existen muchas vías por las cuales un joven accede a una adicción, ya sea por la búsqueda exagerada de placer, mediante la imitación de estilos de vida, la búsqueda de pertenencia extrafamiliar a un grupo para evadirse de problemas de personalidad o estados afectivos desplacenteros, por problemas socioeconómicos, para enfrentar inseguridades o situaciones de inferioridad subjetiva percibida, generándose así una dependencia con consecuencias físicas y psíquicas que conducen al deterioro irreparables y a la muerte.

Podemos concluir que hay una edad en donde somos indefensos y dependemos de otras  personas que como nosotros fueron niños, crecieron y como a todo ser humano en el mundo no se le puede exigir perfección, si, ciertos limites morales, dedicación y afecto, pero su psiquis no escapa a las mismos factores que todo ser humano se ve expuesto en la vida, temores, dolores, dudas, traumas, ideas personales equivocadas o supuestos irracionales inconscientes que deben ser modificados.

En esa etapa el mundo esta por descubrirse, el aspecto cognitivo esta en proceso de desarrollo, aquello que experimentamos traumático no puede procesarse adecuadamente o entenderse con la claridad de un adulto, sucesos dolorosos que no logramos entender y forman parte de nuestro inconsciente, dejan un mensaje que afecta nuestro presente.

Es importante que tengamos en cuenta que todo lo que nos pasa, conozcamos o no su origen, no influye solamente en nosotros, forma parte del clima de todos los ámbitos que integramos porque somos un componente integrante de su dinámica de desenvolvimiento y por lo tanto influye directamente en otros con quien estamos relacionados.

Bibliografía leída para abordar los temas de todos los documentos

Teorías de la personalidad – Jess y Gregory j Feist

Los Complejos y el Inconsciente - Carl Gustav Jung

El Hombre Y Sus Símbolos - Carl Gustav Jung

Formaciones De Lo Inconsciente - Carl Gustav Jung

Psicopatológica y semiologia psiquiatrica – Ricardo Capponi

Teorías del aprendizaje – Pablo Cazau

Manual de psiquiatría – Dr, Juan C Betta

¿Qué es la personalidad? Gordon Allport

Trastornos de personalidad – Prof Dr Nestor Koldovsky

Punto crucial – Fritjof Kappra

El arte de amar – Erich Fromm

Salud mental infanto juvenil – Ovidia Rodríguez Méndez

La trampa de los manipuladores – Gloria Husmann, Graciela Chiale

Manual de psicoterapia cognitiva - Juan José Ruiz Sánchez y Justo José Cano Sánchez 




Autor : Christian Chaler
Buenos Aires Argentina
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Extraído de: http://www.cchaler.org/personalidad/

↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓