Psicología General

Nota sobre la terminología: El control mental o lavado del cerebro en lo académico  comúnmente es llamado persuasión coercitiva, sistemas psicológicos coercitivos o influencia coercitiva. Las respuestas que seguirán se derivan del trabajo de la Dra. Margaret Singer Profesora emérita de la Universidad de California en Berkeley la autoridad principal reconocida en el mundo sobre el control mental y los cultos.   

¿QUÉ CLASE DE USO DE LOS GRUPOS LA PERSUASIÓN COERCITIVA?

¿CUÁLES SON LOS CRITERIOS DE UN PROGRAMA DE PERSUASIÓN COERCITIVA?

¿CÓMO USTED NOTA LA DIFERENCIA ENTRE LA PERSUASIÓN COERCITIVA Y LA PERSUASIÓN PACÍFICA?

1. Sobre el autor

Psiquiatra y reputado psicofarmacólogo, David Healy es profesor en la Universidad de Gales (Gran Bretaña). El 30 de noviembre del año 2000 pronunció esta conferencia en el Centro de Adiccion y Salud Mental (CAHM) de la Universidad de Toronto, donde reafirmó sus críticas a la industria farmacéutica en la proliferación de los antidepresores (Prozac y otros). El impacto de la conferencia dio paso a una controversia internacional sobre la libertad de expresión y de investigación en un mundo universitario cada vez mas dependiente de los subisidios de la industria privada. Un resumen de esta controversia puede ser consultada en el sitio web Pharmapolitics∞. Agradecemos al Dr. Healey su autorizacion para editar esta conferencia, por primera vez en español, para los lectores de La Insignia∞.

La experiencia de la Universidad de Yale.

El horror que la mayoría de las personas experimentaron cuando se descubrió lo que había ocurrido en la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial se acompañó a menudo de virtuosas afirmaciones en el sentido de que “una cosa así jamás habría podido ocurrir aquí”, de que nosotros no habríamos permitido semejantes atrocidades.

¿No lo habríamos permitido jamás? ¿Qué ocurrió en la Alemania nazi? ¿Somos todos capaces de ser irracionales? ¿Hasta qué punto? ¿Quién traza los lí¬mites?


Uno de los artículos más escalofriantes que he leído apareció en forma de una crítica escrita por el psiquiatra Ralph Crawshaw sobre el libro de Fred J. Cook, publicado por Macmillan con el título de: El País corrompido: la moral social de la América moderna. Escribía Crawshaw:

Abraham H. Maslow, creador de la psicología humanista y eminente psicólogo del siglo XX, nos expone las características de la propia autorrealización según su sistema.

A través del estudio comparativo que han realizado grandes pensadores como Jung o Mircea Eliade, constatamos que existieron técnicas para iniciarse en la Sabiduría en todos los antiguos pueblos, y métodos de transmisión de la misma que al girar de los tiempos hemos perdido u olvidado por el cambio de intereses y perspectivas en el hombre.

Sin embargo, pensadores de avanzada de hoy, a través de una investigación seria y profunda, vuelven a arribar a las mismas costas de lo esencial.

1. La creatividad y los trastornos unipolar y bipolar

Muchos poetas modernos estadounidenses (lo siento, las fuentes de las que dispongo son anglosajonas), como John Berryman, Randall Jarrell o Anne Sexton, estuvieron hospitalizados algún tiempo por manía o por depresión. Y muchos pintores y compositores como van Gogh, O'Keeffe o Schumann sufrieron trastornos parecidos. Hay muchas evidencias anecdóticas de relación entre la psicosis maníacodepresiva o trastorno bipolar y el trastorno unipolar, por una parte, y el arte y la literatura, por otra.

La psicosis maníacodepresiva, que en algunos casos es una enfermedad espectacular, se caracteriza por la alternancia recurrente entre fases de euforia y de depresión profunda. En el trastorno unipolar, la persona afectada tiene períodos recurrentes de depresión grave, que se manifiesta, tanto en un trastorno como en el otro, por la apatía, la letargia, el abatimiento y la desesperación, las perturbaciones del sueño, la lentitud de los movimientos físicos y del pensamiento, fallos de memoria y de atención, imposibilidad de concentrarse y pérdida de interés por cosas que a todo el mundo le producen placer. También hay pensamientos suicidas, autoincriminación y sentimientos de culpabilidad desproporcionados. En los episodios de manía o hipomanía, los pacientes bipolares tienen un tono vital y una autoestima grandes, duermen poco y rebosan energía, la productividad de su pensamiento aumenta. A veces, los maníacos se vuelven paranoides o irritables, pueden hablar rápida y entrecortadamente y sus pensamientos fluyen con facilidad y saltan de un tema a otro de forma incesante. Suelen estar convencidos de que sus ideas son correctas e importantes, lo que les suele llevar a juicios equivocados y comportamientos impulsivos.

↓↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓↓