Psicología General

Cada suicidio tiene una historia detrás, triste y distinta. La mayoría de los suicidios son causados por una depresión y es desencadenada por algún evento estresante en la vida, que la persona es incapaz de manejar, por lo que decide terminar su vida. Sin embargo, cualquier suicidio es acompañado por ciertas señales de alerta y, al menos en teoría, podría llegar a prevenirse.

Resumen

En el año 2000, unas 815 000 personas murieron a causa del suicidio en todo el mundo. Esto representa una tasa mundial de mortalidad anual de cerca de 14,5 por 100000 habitantes, que equivale a una defunción cada 40 segundos. El suicidio es la decimotercera causa principal de muerte en el mundo. Entre las personas de 15 a 44 años de edad, las lesiones autoinfligidas son la cuarta causa de muerte y la sexta causa de mala salud y discapacidad

A raíz de la noticia, las autoridades sanitarias han empezado a advertir sobre los riesgos de tomar alcohol. Nos preguntamos si beber en una discoteca o un bar es menos dañino y si el problema del alcohol afecta sólo a los jóvenes, porque a todos nos consta que los carajillos van que vuelan y ¿quién no bebe vino en una cena romántica?

Psiquiatras alertan del "síndrome del Camino de Santiago". Puede afectar a peregrinos con antecedentes familiares de problemas de personalidad

Aquellos que realizan el Camino de Santiago comparten vivencias únicas que quizás nunca vuelvan a experimentar. Ello, unido al cansancio tanto físico como psicológico, al halo de misterio que envuelve la ruta y a antecedentes familiares de problemas psiquiátricos o de personalidad, puede dar lugar al "síndrome del Camino de Santiago".

ABSTRACT

En el actual sistema económico-social poscapitalista en que nos situamos, la cultura y las conductas más relevantes de los ciudadanos, están siendo determinadas cuantitativa y cualitativamente por la publicidad, ya que éstas se conciben como exteriorización y como mito, predominando lo superficial sobre el contenido. Esta pérdida de perspectiva global dificulta la comprensión de la realidad, aunque densifica nuestra experiencia concreta, creando una hiperrealidad publicitaria difícil de localizar y vivir fuera de los mensajes publicitarios. La teatralización de los objetos nos sitúa en un mundo probable, ideal, pero poco relacionado con el contexto donde se produce la interacción comunicativa. Así, la publicidad ilustra y evidencia hoy un claro ejemplo de perversión comunicativa ya que se vende todo el sistema, incluso sus simulaciones, suplantando el funcionamiento real y concreto de los objetos por el de sus imágenes.

↓↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓↓