Se describe la evolución de la sintomatología, estado emocional y rutinas cotidianas en pacientes con cáncer de mama y cáncer de pulmón durante el tratamiento con quimioterapia (QT), y se analiza la mediación de la ansiedad y depresión en el estado físico y funcionalidad. 66 pacientes, 29 con cáncer de mama y 37 con cáncer de pulmón, se evalúan antes de iniciar el tratamiento, finalizado el primero, segundo y último ciclo de QT, mediante el HAD, escalas de apreciación y entrevista. Menos de un 30% alcanzan puntuaciones en el HAD indicativas patología ansiosa o depresiva. Se incrementó significativamente el cansancio, fatiga y náuseas y se interrumpen las actividades laborales y de ocio. La preocupación por el futuro de allegados y el insomnio se incrementan significativamente a lo largo del tiempo en pacientes con cáncer de mama, mientras que se reducen en pacientes con cáncer de pulmón. Al introducir como covariables las puntuaciones obtenidas en el HAD, se comprueba que la mayoría de diferencias son atribuibles a los factores tiempo y tipo de cáncer. Las alteraciones emocionales no parecen tener, durante el tratamiento con QT, un peso relevante en la sintomatología y cambios en la vida cotidiana referidos por el paciente oncológico.

En la actualidad, encontramos numerosa bibliografía sobre las alteraciones estructurales y funcionales cerebrales en el Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT). En este trabajo se presenta una revisión bibliográfica no sistemática de los artículos publicados en los últimos años sobre la neuroanatomía y la neurofisiología del Trastorno por Estrés Postraumático. Los objetivos son: describir las hipótesis que relacionan las alteraciones neuroanatómicas y la sintomatología característica del TEPT; y describir el perfil neuropsicológico y los tratamientos con base en las neurociencias, partiendo de la premisa de que las limitaciones metodológicas de los estudios no permiten generalizar estos resultados. Finalmente se propone que la rehabilitación neuropsicológica
de los déficits cognitivos mostrados por estos pacientes potenciaría la eficacia de los tratamientos psicológicos.

Diversos trabajos en el área de la salud han puesto de relieve la existencia del burnout en determinadas profesiones, pero son pocas las investigaciones españolas que indaguen la existencia del denominado síndrome entre los fisioterapeutas. Los objetivos de este estudio fueron determinar la prevalencia del síndrome burnout entre fisioterapeutas y establecer las relaciones entre los grupos de fisioterapeutas con el mencionado síndrome y las características del puesto de trabajo. Se enviaron 462 cuestionarios a diferentes centros asistenciales. Se administró tanto el Cuestionario de valoración del puestode trabajo como el Inventario de Burnout (MBI). Fueron devueltos 258 cuestionarios (55,8% de respuesta) de fisioterapeutas de las comunidades de Murcia y Valencia. En cuanto a los resultados, presentaron burnout severo 10 fisioterapeutas (4%) de la muestra estudiada. Se observaron diferencias  estadísticamente significativas en relación a aspectos del puesto de trabajo. Aunque el porcentaje de fisioterapeutas con burnout severo es relativamente bajo, no es nada despreciable teniendo en cuenta que en este grado el síndrome requiere la presencia conjunta de sus tres dimensiones, lo cual indica una situación de deterioro mental muy relevante.

La ansiedad de los niños al separarse de los padres es uno de los problemas psicológicos más frecuentes en la población infantil. En los hijos de padres divorciados la vulnerabilidad a presentar el trastorno es mayor debido a la separación brusca de uno de los padres después de la ruptura, que el niño puede vivir como una experiencia traumática que le predispone a reaccionar de forma ansiosa ante las separaciones cotidianas. El objetivo de este estudio es examinar la presencia de síntomas de ansiedad por separación y ansiedad general en una muestra española de 95 escolares de 8 a 12 años, comparándolos con un grupo de niños de edades y género similares cuyos padres no se han separado. Los resultados muestran que los niños que han vivido una ruptura conyugal presentan niveles de ansiedad por separación más elevados que los niños cuyos padres permanecen unidos. Manifiestan además niveles significativos de ansiedad general, pero similares a los presentados por el grupo de niños con padres no divorciados. Se discuten las implicaciones clínicas de estos hallazgos, destacando la importancia de la cooperación y el contacto frecuente del niño con ambos progenitores para  fomentar su seguridad y autonomía.

La fobia social es uno de los trastornos más prevalentes y por los que más se demanda atención psicológica. Se estudió la efectividad de los tratamientos psicológicos en una Clínica Universitaria de Psicología. Demandaron asistencia por fobia social 71 pacientes. La media de sesiones de evaluación fue de 3,8 y de tratamiento 16,1. El porcentaje de altas fue del 64,2%, de bajas el 11,3% y de abandonos el 24,5%. Los tamaños del efecto (d) obtenidos a partir de la Escala de Evitación y Malestar Social (SAD) y de la Escala de temor a la evaluación Negativa (FNE) fueron del 1,96 y 1,78, respectivamente. Al comparar estos resultados con los estudios de eficacia (en especial meta-análisis) se constató que la efectividad del tratamiento alcanza valores similares a los de eficacia en estudios de investigación. Se defiende la utilidad de generalizar a la clínica asistencial los tratamientos desarrollados en el ámbito de la investigación.

↓↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓↓