En este artículo se revisa el estado actual de la investigación sobre autoestima centrándose en los factores que son relevantes para la intervención en adolescentes. En primer lugar, se realiza una distinción conceptual y se analizan las relaciones entre autoconcepto, autoestima y percepción de autovalía. Se analiza también el funcionamiento de la autoestima en base a las contingencias de reforzamiento y se revisan sus efectos en los estilos cognitivos y conductuales de afrontamiento. En segundo lugar, se revisa la trayectoria de la autoestima en función del género y se analiza el papel que juegan las contingencias de reforzamiento en su disminución e inestabilidad durante la adolescencia temprana. En tercer lugar, se revisan los hallazgos que muestran la relación entre las deficiencias de autoestima y la generación de una serie de problemas de conducta, emocionales y de salud. Por último, se revisan los hallazgos sobre la intervención en autoestima y se analizan las estrategias más útiles para su cambio en la adolescencia.

El presente estudio analiza los motivos de los jóvenes para realizar botellón y consumir alcohol en el mismo, y los efectos que esperan tras este consumo, en función de la edad e ingesta realizada. Se elaboró una encuesta que cumplimentaron 4.083 jóvenes (1.361 universitarios-2.722 adolescentes) en sus centros docentes, presentándose datos de los 2.917 que hacen botellón. Un análisis de conglomerados, en función de la regularidad de la conducta y la cantidad de alcohol consumida, muestra dos tipos de consumidores en cada grupo: radicales (21.2% universitarios-18.2% adolescentes): ingieren 10-11 consumiciones, 3 días a la semana y más de 10 meses al año, y medios (78.7% universitarios-81.7% adolescentes): 4-5 consumiciones, 2 veces por semana y durante 8-9 meses. La diversión (75.2%) y el consumo en sí mismo (81.9%) figuran entre los motivos principales por los que realizan botellón, ocupando la economía un lugar secundario entre adolescentes. Entre los efectos esperados destacan los aspectos positivos a corto plazo derivados del consumo moderado (más hablador, euforia…), siendo los adolescentes quienes además esperan mejorar algunas de sus habilidades personales (mayor confianza en sí mismos...). Estos resultados permiten corroborar y ampliar la información disponible y plantear alternativas ajustadas a las necesidades reales de los jóvenes.

El texto pretende evidenciar las prácticas de desparentalización, impuestas al papá que se encuentra separado o divorciado de la madre de sus hijos, y cuál es el contexto donde se circunscriben estas situaciones. Apuesta el investigador a motivar el establecimiento de las funciones parentales equitativas, en consonancia con el derecho humano de vivir y coexistir en una dinámica sociofamiliar caracterizada por la mutua cooperación, el diálogo y focalizada en el bienestar integral de todas las personas quienes la conforman. También, se afirma que la parentalidad está siempre en construcción, dado que no hay un modelo tácito para ejercerla, que no es una habilidad heredada o innata, sexista, sino más bien, un constructo, una práctica afectada por decisiones sociopolíticas, que demanda cotidianeidad y que se modifica a lo largo de todo el ciclo de vida de los padres, las madres y los hijos.

El objetivo de esta investigación fue analizar los estilos de socialización parental buscando determinar cuál es el estilo de socialización más idóneo en España, midiendo múltiples indicadores de ajuste en los hijos.

 

Este artículo plantea, desde el punto de vista de los Equipos de Orientación que intervienen en Educación Infantil y Primaria y en base a la experiencia de los autores, una manera de abordar los problemas que presentan algunos alumnos. El punto de partida tiene en cuenta las aportaciones de la psicología evolutiva y la perspectiva conductual de sistemas.

↓↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓↓