No sólo nos trastorna lo que nos ocurre, los acontecimientos que nos suceden a lo largo de la vida, sino nuestra forma de percibirlos y de “interpretarlos”. Nuestra actitud general a la hora de afrontar un acontecimiento es importante para comprender por qué persiste la reacción negativa.

Estamos sometidos a las leyes de la sociedad en la que vivimos. Aprendemos de nuestro entorno (familia y sociedad) qué está bien y qué está mal, qué se debe pensar de algo y qué no. Ante la adversidad, nuestra capacidad de adaptación está bajo la influencia de todos estos factores, a los que se suma un factor biológico inherente a nosotros mismos, que heredamos sin duda el día en que nacimos.


Formato
.doc
Páginas
16

 

DESCARGAR

↓↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓↓