Nuestras reacciones emocionales y conductuales están provocadas directamente por nuestros pensamientos, interpretaciones y juicios. Si hubiera una reacción causal y directa entre la situación y la forma de reaccionar y sentir, todos las personas actuaríamos igual y tendríamos las mismas emociones ante las mismas situaciones. Esto no es así porque entre la situación y la reacción emocional hay un punto intermedio, los pensamientos. Lo que cada uno de nosotros pensamos ante la situación es lo que determina los sentimientos y la forma de actuar.

 

 

 

Formato 
.doc
Páginas 
19

 

DESCARGAR

↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓