Hemos considerado por lo tanto las tres grandes divisiones que marcan el progreso del alma hacia su objetivo. Por el proceso de la individualización, el alma llega a una verdadera autoconciencia y percepción en los tres mundos de la experiencia; el actor en el drama de la vida domina su parte. Por el proceso de la Iniciación, el alma llega a ser consciente de la naturaleza esencial de la divinidad.
 

 Formato: .doc
 Páginas: 408
 Autor:  Alice Bailey

 
 
 
 
 

↓↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓↓