Objetivos de la sesión: Saber a qué nos referimos cuando hablamos de límites, en qué aspectos es deseable ponerlos y lo más importante, cuál va a ser la manera de conseguirlo.

Acentuar lo positivo
Alabanza Dando y recíbiendo retroalimentación positiva
Bote salvavidas
Caricias por escrito
Collage II
Como es mi situación actual
Como expreso mis sentimientos
Como podría ser diferente su vida
Concepto positivo de si mismo
Confiando en nuestro organismo....

La autoestima es fundamental para la supervivencia psicologica. Tiene dos formas de conceptuarse:

1.    Abstracta. La autoestima como valoración de uno mismo en determinado contexto cultural.  Tiene un soporte frágil. La relación objetiva de todo lo que es valioso depende a su vez de otros contextos.

2.    Concreta. Se vive como juicio positivo sobre uno mismo, al haber conseguido un entramado personal coherente basado en los cuatros elementos básicos del ser humano: físico, psicológicos, sociales y culturales.

Es, por tanto, la valoración que hacemos de nosotros mismos de forma global y por facetas particulares ( yo corporal, yo social, yo intelectual... ) y el sentimiento resultante.

Las creencias que tenemos acerca de nosotros mismos, aquellas cualidades, capacidades, modos de sentir o de pensar que nos atribuimos, conforman nuestra “imagen personal” o “autoimagen”. La “autoestima” es la valoración que hacemos de nosotros mismos sobre la base de las sensaciones y experiencias que hemos ido incorporando a lo largo de la vida. Nos sentimos listos o tontos, capaces o incapaces, nos gustamos o no. Esta autovaloración es muy importante, dado que de ella dependen en gran parte la realización de nuestro potencial personal y nuestros logros en la vida. De este modo, las personas que se sienten bien consigo mismas, que tienen una buena autoestima, son capaces de enfrentarse y resolver los retos y las responsabilidades que la vida plantea. Por el contrario, los que tienen una autoestima baja suelen autolimitarse y fracasar.

La autoestima es un conjunto de fenómenos cognitivos emocionales que concretan la actitud hacia uno mismo, la forma en que toda persona se juzga. La autoestima positiva constituye una condición básica para la estabilidad emocional, el equilibrio personal y, en última instancia, la salud mental del ser humano. Por el contrario una autoestima negativa es fuente permanente de dolor e infelicidad, siendo una característica sistemáticamente asociada a una gran parte de la psicopatología, en especial a los trastornos de ansiedad y depresivos.

↓↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓↓