Multimedia

La testosterona ha sido tradicionalmente la "culpable" de la agresividad de los hombres, pero un estudio científico dirigido por Ernst Fehr de la Universidad de Zurich (Suiza) cuestiona ahora este extremo y considera más decisivo el entorno social. La investigación, publicada por la revista Nature, indica que la testosterona "induce al comportamiento antisocial en los seres humanos, pero más a causa de nuestros propios prejuicios sobre sus efectos que a causa de un actividad biológica real". De hecho, señala el equipo dirigido por el profesor Ernst Fehr, "el efecto es más bien el contrario: la testosterona incrementa la capacidad de discernir con equidad y con justicia". Está ampliamente documentada la función de las hormonas para modular las relaciones sociales entre los animales y la creencia generalizada hasta ahora es que la testosterona provoca agresividad en ellos, aunque con ciertas dudas en el caso de los hombres.



↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓