Multimedia

Sabemos que el estrés deprime el sistema inmunológico incrementando la vulnerabilidad al cáncer, enfermedades infecciosas y existen factores emocionales que aumentan el riesgo de cáncer en personas con ira reprimida, depresión, sedentarismo y baja autoestima. La respuesta al estrés genera cambios biológicos y cambios en las conductas de salud o estilos de vida que pueden predisponer a la enfermedad. El efecto supresor del estrés emocional en la función inmunológica y en la susceptibilidad a la enfermedad, es uno de los aspectos más estudiados de la medicina. Las células neoplásicas (cancerosas) se desarrollan y proliferan con una estructura diferente a la normal. Un posible papel del sistema inmunológico, en la defensa contra el cáncer, sería precisamente la capacidad de reconocer estas células anormales en las cuales han ocurrido esta serie de cambios y eliminarlas antes de que el tumor pueda desarrollarse.



↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓