Multimedia

La posición del misionero es una de las posturas sexuales que más garantiza el embarazo, ya que la cabeza del pene se sitúa muy cerca del cuello del útero y se inclina durante el orgasmo hacia la parte superior dilatada de la vagina, donde se recoge el esperma después de la eyaculación. Esta postura sexual recibe su nombre a raíz de la historia de la invasión española a América. Los nativos de este continente separaban sus prácticas sexuales de los fines meramente reproductivos. La fundamentación del sexo los llevo a practicar posturas sexuales que, en si mismas, sean menos efectivas para la fecundación, permitiendo un goce más frecuente del sexo sin la consecuencia de nacimientos no buscados. La llegada de los misioneros y la fundamentación del sexo cristiano únicamente como forma de reproducción imponían posturas sexuales ideales para la fecundación segura y la frecuencia menor de contacto genital entre las parejas.




↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓