La crianza de los hijos puede ser difícil en el acelerado y exigente mundo en el que vivimos, y puede acarrear un alto costo para nuestro bienestar físico y emocional. Ahora que se está convirtiendo en norma el compartir, por igual, las responsabilidades y funciones de la paternidad, muchos hombres (tanto como la mujeres) están experimentando la presión de ser, al mismo tiempo, el sustentador de la familia y estar a cargo del cuidado de los niños. El día del padre está a la vuelta de la esquina, por eso es importante reconocer los desafíos que los padres están afrontando, y entender cómo ellos pueden manejar el estrés producto de su rol como padres.

De acuerdo con una encuesta del 2006 sobre el estrés, de la Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés), el cuarenta y siete por ciento de los hombres están preocupados por el estrés. Equilibrar la vida del trabajo y la familia puede dejar a muchos hombres sintiéndose como si se estuvieran ahogando en un mar de trabajo, cuentas y responsabilidades de ser padres. "Los hombres en particular, responden al estrés con irritabilidad, enojo y problemas para dormir", dice el psicólogo Ron Palmores, Ph.D. "Este estrés es desafortunadamente, enfrentado con hábitos poco saludables como lo son fumar, beber alcohol y comer en exceso".

Además, teniendo en cuenta que padres y madres actúan como modelos para sus hijos, es importante dar un buen ejemplo. "Los hijos moldean su comportamiento de acuerdo al de sus padres", dice Palmores. "Por eso, desarrollar respuestas saludables frente al estrés es bueno para usted y eventualmente para sus hijos".

APA ofrece las siguientes estrategias para ayudar a los padres a manejar el estrés:

• Identifique — ¿Cómo sabe cuándo está estresado? ¿Qué eventos o situaciones le provocan sentimientos de estrés? ¿Están relacionados con sus hijos, salud familiar, decisiones financieras, trabajo, relaciones personales, u otras cosas?

• Reconozca — Determine si usted está teniendo un comportamiento poco saludable para sobrellevar el estrés del trabajo o de la vida. ¿Es usted una persona relajada o se impacienta y molesta rápidamente por cosas triviales? ¿Es esto un comportamiento rutinario, o está relacionado con eventos o situaciones particulares?

• Maneje — Las reacciones negativas frente al estrés son una salida fácil. Considere actividades saludables que reduzcan el estrés, tales como hacer ejercicio y practicar deportes. Concéntrese en la calidad de tiempo que gasta, no en la cantidad. Tenga en cuenta que comportamientos no saludables se desarrollan con el tiempo y pueden ser difíciles de cambiar. Ponga todo en perspectiva, piense antes de actuar o hablar, y deje tiempo disponible para lo que es realmente importante.

• Apoyo — Aceptar ayuda de amigos y familiares comprensivos puede mejorar su habilidad para perseverar durante los momentos de estrés. Si continua sintiéndose abatido por el estrés, debería considerar hablar con un psicólogo que le puede ayudar a manejar el estrés y a cambiar comportamientos improductivos.

“Nadie espera que usted sea un padre perfecto. Es esencial mantener un balance entre la fantasía de ser un "súper padre" y los aspectos que son alcanzables y reales de la paternidad", Palmores afirma. "Manejar el estrés no es una carrera para llegar a la línea de meta. No tome más cosas de las que puede manejar. Mejor, establezca una meta y concéntrese en cambiar un solo comportamiento a la vez".



DESCARGAR


Extraído de: http://www.centrodeapoyoapa.org/articulos/articulo.php?id=154

 

↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓