Una fría y oscura noche de invierno Thomas, de 18 años, deja una bolsa de plástico con sus enseres en la escalera de un periódico. Después va a una cabina de teléfono y llama al periódico solicitando que lleven esa bolsa a la oficina de la periodista encargada de la li­nea telefónica de comunicación con los lectores que el periódico abrió en los años 80, y pregunta a qué hora llegaban a ésta a la oficina al dí­a siguiente.

Ser feliz es el máximo deseo del ser humano, y el máximo deseo que tenemos para nuestros hijos.

Del mismo modo que la psicología actual ha venido adoptando un estilo positivo que pone el acento en las emociones positivas que optimizan la salud psicofísica individual y la vida de relación, sería muy beneficioso que las familias adopten también este estilo para que los niños que crezcan dentro de ese seno familiar puedan crecer y desarrollarse saludablemente y felices.

La Historia de Mario

Mario tiene 10 años. Cuando tenía 7 años, su familia se enteró de que tenía AD/HD. En aquel momento, estaba volviendo locos a todos en su familia. En la escuela, no podía ni quedarse en su silla ni mantenerse tranquilo. En el hogar, no podía completar ni sus deberes ni sus tareas. Hacía además cosas miedosas como salirse por la ventana de su habitación y cruzar la calle corriendo sin mirar.

Introducción.

Hoy en día es muy frecuente encontrar en las aulas menores con problemas de atención y concentración que presentan pobres rendimientos escolares. Asimismo, su inquietud motora puede llegar a ser tan extrema que se les hace prácticamente imposible mantenerse en sus lugares de trabajo.

Debido a ello las derivaciones a profesionales neurólogos, psicólogos y psiquiatras infantiles se han vuelto una modalidad más dentro del sistema educativo. Frecuente es también acudir a profesores de educación diferencial o psicopedagogos para intentar solucionar los problemas de rendimiento que aquejan a estos menores. Sin embargo, la solución no parece ser sencilla ni abordable a través de una sola modalidad. Requiere de la participación de un equipo multidisciplinario para evaluar, diagnosticar y tratar las alteraciones que se puedan encontrar.

1. Neurobiología del Trastorno por Déficit de atencion con hiperactividad

El trastorno por déficit de atención es una entidad caracterizada por inatención, impulsividad e hiperactividad sobre cuyo sustrato neurobiológico se han enfocado numerosas investigaciones El trastorno por déficit de atención se define de acuerdo a la triada sintomática de inatención, impulsividad e hiperactividad. Los síntomas de inatención incluyen dificultad en mantener la atención y completar tareas, cometer errores por descuido, no escuchar, distraerse muy fácilmente, perder cosas con frecuencia, evitar tareas que requieren concentración y ser olvidadizo y desorganizado. Los comportamientos relacionados a la hiperactividad y la impulsividad son la inquietud; dificultad para permanecer en silencio, guardar turno o mantenerse sentado y moverse excesivamente. Estos síntomas deben estar presentes más frecuentemente que en niños de la misma edad y sexo, ser evidentes en dos o mas contextos, causar alteraciones en el funcionamiento y empezar después de los 7 años. Se definen 3 subtipos: predominantemente inatento, predominantemente impulsivo e hiperactivo y combinado.

↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓