1. Introducción

Las sociedades de 24 horas son un desafío ambiental que deja atrás nuestra adaptación biológica a los 24 ciclos de luz y oscuridad natural.  En el curso de la evolución, la conducta y fisiología de los organismos, incluyendo el hombre, ha desarrollado características temporales internas. Los turnos de 24 hora de operaciones y sus efectos sobre el sueño y la salud general han sido ampliamente estudiados durante las ultimas dos décadas.

 

Consecuencias del trabajo nocturno

Los trabajadores del turno de noche tienen un sueño diurno más pobre, la vigilia y el rendimiento reducido en la noche, y un índice de accidentes crecientes comparados con los del turno del día. Prominentes problemas de salud entre los trabajadores de turnos incluyen desordenes de sueño, enfermedades gastrointestinales, incremento de enfermedades cardiovasculares y incremento de padecer diabetes (Rajaratnam y Arendt, 2001). Otros efectos perjudiciales de los cambios de turnos en los trabajos están: disrupción de los ritmos circadianos, problemas gastrointestinales provocados por dietas y hábitos alimenticios irregulares, debilitamiento de la calidad y cantidad de sueño como resultado del ruido del día y factores ambientales tales como la luz y el calor; y restricciones en el hogar y la vida social (Mitchell y Williamson, 1999).

Personas que trabajan con cambios de turnos en el trabajo, son más susceptibles a presentar desajustes de desorganización de tiempo del trabajo con el ritmo circadiano y social, y consecuentemente, sufre una variedad de problemas de salud y bienestar, tales como fatiga, desordenes digestivos y de sueño, insatisfacción laboral y conflictos en el trabajo y la familia (Blanch, Torrelles, Aluja y Salina, 2009). En respecto a los accidentes cardiovasculares, se ha reportado que el incremento en el número de cambios de horarios estuvo asociado significativamente con los incidentes de lesiones ocupacionales (Mikkelsen et al., 2003).

Hay una gran evidencia de que los trabajadores por turnos en general sufren problemas agudos y crónicos de salud. Para estos se incrementa el riesgo de divorcio y niños con ansiedad y problemas de conducta (Pisarski et al., 2006)

El deterioro de la influencia de los turnos de trabajo puede ser especialmente incomodo para los trabajadores de más edad. Es preciso que lo trabajadores de más edad se muevan hacia horarios del día, este proceso de autoselección se ha utilizado en las industrias de construcción y minería, debido a que anteriormente se presentaban viejos trabajadores que dejaban la profesión con alta prevalencia de problemas musculo esqueléticos, y promocionan una fuerza de trabajo con una fuerte capacidad de trabajo en condiciones seguras.

Hay evidencia que indica que la adaptación a sistemas de rotación de turnos es más difícil para personas de más de 40 años (Matsumoto y Morita, 1987). Por instancia se ha encontrado que sujetos mayores presentan un desempeño menor respecto a jóvenes sujetos durante un turno de 12 horas (Reid y Dawson, 2001), lo que sugiere la importancia de investigar el impacto de la edad de un trabajador para asegurar la prevención de accidentes ocupacionales.

El sistema de turnos de 12 horas genera una semana de trabajo comprimida, este ha sido definido como” un sistema de  establecer horarios de trabajos de mas de 8 horas de duración, para obtener lo resultados de una semana de trabajo en menos de 5 días completos (Tepas, 1985).

Ventajas de horarios compactados de 12 horas (Tepas, 1985).

Incrementa la posibilidad de largos bloques de días de descanso para actividades de ocio.

Reduce los costos y problemas de traslado a la empresa.

Se trabaja pocos días a la semana sin perdida de paga.

Una semana de trabajo regular y estable.

Se cubren todas las asignaciones en el tiempo requerido.

Más tiempo para dedicar a la capacitación y los entrenamientos.

Incrementa la oportunidad para comunicarse dentro de la organización

Incrementa la oportunidad para comunicarse con otra organizaciones

Menos trabajo nocturno

Disminuye la supervisión de personal

Se produce un manejo más eficiente del flujo de almacén de componentes

Mejora la calidad y cantidad de servicios al público

Desventajas

Se requiere pagar horas extras del tiempo trabajado.

Se incrementan los accidentes dentro y fuera del trabajo

Incremento de los ritmos de ausentismos

Se incrementa la exposición a sustancia toxicas

Dificultad para organizar los horarios y vida de familia durante la semana de trabajo

Impacto

Estos problemas de salud son un sustancial costo  a la economía en términos del decrecer de la eficiencia y la productividad. El costo de los accidentes relacionados con el sueño puede variar substancialmente, pero en general, el costo estimado total de tales accidentes al año esta estimado 16 billones de dólares en Estados Unidos y 80 billones de dólares en el mundo (Moore-Ede, 1993).

Algunos de los trabajos que requieren trabajo de turnos son transporte, salud, minería, manufactura y servicios de emergencia.

Es importante consultar a especialistas en el área a  la hora de diseñar los turnos de trabajo en las organizaciones, ya que el sistema de turnos de trabajo de 12 horas  podría afectar más los ritmos biológicos, el sueño, la vida social y familiar de los trabajadores, que el sistema normal de 8 horas.

Al disponer de turnos de trabajos mas adecuados a las necesidades del trabajador, la empresa contara con un personal más satisfecho.

Bibliografías

Moore-Ede M. (1993) .The twenty-four hour society: understanding human limits in a world that never stops. Reading, Massachusetts: Addison-Wesley Publishing Company,

 

Mikkelsen, A., Ringstad, A.J. y  Steineke, J.M., 2004. Working time arrangements and safety for offshore workers in the North Sea. Safety Science 42, 167–184

 

Matsumoto, K. y Morita, Y. (1987). Effects of night-time nap and age on sleep patterns of shiftworkers. Sleep 10, 580–589.

 

Pisarski, A., Brook, C., Bohle, P., Gallois, C., Watson, B. y Winch, S., (2006). Extending a model of shiftwork tolerance. Chronobiol. Int. 23 (6), 1363–1377.

 

Reid, K. y Dawson, D.( 2001). Comparing performance on a simulated 12 hour shift rotation in young and older subjects. Journal of Occupational Environment Medicine 58, 58–62.

 

Tepas, D.I. (1985). Flexitime, compressed workweeks and other alternative work schedules. In: Folklard, S., Monk, T. (Eds.). Hours of Work: Temporal Factors in Work Scheduling. Wiley. Chichester.pp. 147-164.

 

 


Autor: Zoilo Emilio García Batista

 

 

↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓