La obesidad es una indicador del nivel de salud de una sociedad. Las personas con obesidad sufren un riesgo incrementado de padecer múltiples enfermedades que guardan una relacción directa con el nivel de sobrepeso. La obesidad provoca diabetes, enfermedades cardíacas, cáncer de colon e hipertensión arterial. La obesidad es consecuencia directa de la alimentación a base de comida rápida, el sedentarismo y problemas hormonales.
Se trata de un problema global de los EEUU, donde se ha observado un creciente incremento del número de personas que sufren sobrepeso, cuya tasa anual crece de forma geométrica. La inactividad y los desórdenes alimenticios son las causas principales. Los tratamientos más habituales que se utilizan para combatirla son las dietas, el ejercicio físico, el tratamiento farmacológico y la cirugía. Aunque las dietas y sobretodo, el ejercicio físco son los remedios más natuales, la mayoría de la gente se muestra reticente a tomar éste tipo de medidas. Por éste motivo, se ha desarrollaso toda una industria médica dedicada al desarrollo de fármacos centradas en el objetivo de intentar conseguir la perdida de peso con la mayor rapidez. La cirugía, ésto otro método empleado,  que aunque ha llegado a ser muy popular entre los americanos en los últimos cinco años, se trata de un método muy peligroso y caro desde el punto de vista económico. Aunque sus resultados temporales pueden ser muy buenos, puede provocar otros desórdenes orgánicos futuros, entre los que sin ir más lejos, está la recuperación del peso previo a la cirugía al cabo de uno o dos años.

Artem S. es webmaster de http://www.theweightlosspills.com/, lugar dedicado a la información sobre la obesidad y los fármacos utilizados para el tratamiento de la obesidad.
 

 
Autor: Artem Shorik
 

↓↓↓↓↓Descargar↓↓↓↓↓